jueves, junio 17, 2004

Atlas linguistico pluridimensional de Nicaragua (ALN), por Maria Auxiliadora Rosales Solis

Atlas lingüístico pluridimensional
de Nicaragua (ALN): nivel fonético

Msc. María Auxiliadora Rosales Solís

Heredia (Costa Rica) agosto de 2003


Objetivos

Generales

2 Realizar el atlas lingüístico de Nicaragua en el nivel fonético.
3 Valorar los estudios lingüísticos que se han realizado sobre el español de Nicaragua en dicho nivel.
4 Aplicar métodos dialectológicos, en particular de la geolingüística pluridimensional, al análisis de fenómenos lingüísticos.
5 Contribuir a la realización del atlas lingüístico- etnográfico de Centroamérica.

Específicos

2 Elaborar mapas lingüísticos pluridimensionales de Nicaragua tomando como fundamento de la investigación las variables geográfica, generacional y sexo.
3 Registrar en los mapas lingüísticos las isoglosas fonéticas más relevantes.
4 Delimitar las diferentes zonas dialectales de Nicaragua con base en los fenómenos fonéticos significativos identificados.
5 Mostrar las variantes fonéticas del español hablado en Nicaragua Establecer un índice estadístico de aparición de algunos fenómenos fonéticos en su pluridimensionalidad diatópica, diasexual y diageneracional.


Estado de la cuestión. Intentos del atlas lingüístico en Nicaragua

Varios hispanistas y dialectólogos coinciden en que no existen antecedentes inmediatos del atlas lingüístico de Nicaragua. (Salvador, 1987a:77; Lipsky,1990; Montes 1995: 79). En el ámbito de Hispanoamérica, M. Alvar y A. Quilis concibieron la ambiciosa empresa de elaborar el atlas lingüístico de Hispanoamérica. Quilis (1991: 269) informó el avance, en ese momento, de las encuestas realizadas y destaca los países en donde se han concluido las entrevistas, entre los cuales incluye a Centroamérica como totalmente encuestada. Además menciona los puntos investigados en Nicaragua: Puerto Cabezas, Juigalpa, Granada, Somoto, Managua, San Carlos, Estelí, Bluefields y León. Sin embargo, el dialectólogo costarricense M. Á. Quesada Pacheco, al valorar los frutos de este proyecto, cuestiona los criterios que se tomaron en cuenta, particularmente en relación con la región centroamericana este atlas lingüístico de Hispanoamérica puesto que no refleja los fenómenos puntuales de la región.


Si bien dicha obra tiene el mérito de ser pionera en lo referente a los estudios de macrozonas lingüísticas, adolece de ciertos defectos. En primer lugar, obviamente Costa Rica está incluida, pero- a mi juicio- ridículamente representada, pues los autores tomaron en cuenta únicamente a cinco informantes al igual que hicieron en otros países, entre ellos Nicaragua; Panamá y El Salvador. (Alvar y A. Quillis 1984:XV ). Además, por razones de unificación de temas y rubros, por una parte dichos investigadores han prescindido de muchos aspectos para nuestro país- y para muchos otros son de vital importancia... Por otra parte el cuestionario es tan general, que resulta inservible a la hora de querer consultar detalles importantes de la cultura en cuestión, reflejados en su habla.
( Quesada Pacheco, 1993: 342-343).

En relación con los antecedentes del atlas lingüístico de Nicaragua, lo único que hemos encontrado es el artículo de Julio Valle-Castillo, poeta y ensayista nicaragüense, que escribió en 1992 sobre la apremiante tarea de elaborar el atlas lingüístico de Nicaragua. Al respecto dice:
Nicaragua demanda dos tareas, entre muchas otras tareas lingüísticas inmediatas. Ambas deberán estar sustentadas en una teoría científica y contemporánea, con el doble propósito de fijar- en lo que es posible fijar- y propagar la variante nicaragüense del idioma español; es decir, nuestra personalidad, el documento de identidad y acaso nuestro más vivo y complejo medio de comunicación y hasta de creación.

Estas tareas ordenadas sucesivamente, son urgentes por primordiales y por primordiales, urgentes, impostergables. A saber:
a. Elaborar el atlas lingüístico de Nicaragua ( lingüística descriptiva),
b. Enseñar el español de Nicaragua- lengua madre- y la gramática
general del español ( lingüística aplicada). ( Valle-Castillo, 1992:39-49).

Valle- Castillo(op.cit.43) además, propone que este atlas lingüístico debe describirse en tres niveles: diastrático, diacrónico y diatópico. En este último considera que deben incluirse tanto la ciudad como el campo. Además, propone formar tres zonas “perfectamente identificables”:
Primera: Costa del pacífico, desde Chinandega hasta Rivas. La región más densamente poblada en la actualidad. Carácter urbano. Tiene los centros coloniales de Granada y León. Presenta el fenómeno capitalino de Managua, (un millón de habitantes), muestrario de todas las regiones del país. León y Masaya ostentan mayor presencia indígena. Granada y Nandaime: sustrato negro y mayor presencia de castellanos llegados de la Nueva España en los siglos XVI. Rivas: Antiguo cacicazgo. Vecindad y comercio con Costa Rica.
Segunda: Centro y Norte: Chontales y Boaco. Estelí, Madriz, Nueva Segovia, Matagalpa y Jinotega. Valle comenta que estas regiones, debido a que estuvieron despobladas en el siglo XVII, ciudades como Santa María de la Buena Esperanza, Ciudad Antigua, se desvincularon del desarrollo económico y social y por lo tanto, pueden conservar el español más arcaico de Nicaragua.
Tercera: Costa Atlántica o del Caribe, que a su vez podría subdividirse en Caribe Norte, Caribe Insular y Caribe Sur. Caribe Norte: Puerto Cabezas y las Minas esta dominado por mískitos. Caribe Insular: Bluefields, región multilingüe, se habla inglés criollo, español, sumo y miskito. Caribe Sur: Río San Juan y Nueva Guinea.
Como se puede observar, Valle propone estudiar aproximadamente una red de 18 puntos poblados, prevaleciendo el criterio histórico o diacrónico.
En relación con el atlas lingüístico en Nicaragua, podemos afirmar que lo único que ha habido es la claridad de la importancia de esta tarea, pero no hay muestras de haber iniciado esta empresa, y al igual que muchos países de Centroamérica, se observa la abundancia de trabajos lexicográficos a diferencia de la mínima presencia de investigaciones fonético- fonológicas. En general, se ha adolecido de un trabajo sistemático, coherente y homogéneo que de una visión global de todos los niveles de la lengua.
El atlas lingüístico es una tarea que debe realizarse, y el presente estudio es un trabajo pionero en los estudios dialectológicos de Nicaragua.


MARCO METODOLÓGICO

Esta será una investigación de tipo descriptiva que presentará el estado actual de los fenómenos fonéticos en Nicaragua. Me guiaré con los postulados metodológicos de la dialectología, en particular de la geografía lingüística que han hecho E. Coseriu (1985), Gregorio Salvador (1987), Manuel Alvar (1991), Chambers y Trudgill (1994) y Montes Giraldo (1995). También servirán de gran ayuda las tesis de maestría de María Castillo (2000) y Luis Vargas (2000) quienes elaboraron, bajo la dirección de M.Á. Quesada, los atlas lingüísticos pluridimensionales de los niveles morfosintáctico y fonético del español de Costa Rica, respectivamente.
El método de la geografía lingüística está constituido por una serie de mapas del territorio estudiado sobre los que se registra gráficamente la distribución de determinados fenómenos fonéticos, morfológicos, sintácticos y léxicos-semánticos. En esta investigación, se elaborarán únicamente mapas fonéticos que registrarán las variantes alofónicas comprobadas en los puntos investigados. Como destacan Chambers y Trudgill- “el fundamento de la geografía lingüística es crear una base empírica sobre la que extraer conclusiones acerca de la variedad lingüística que se da en cierto lugar”- (1994:45).
Este método contiene varias etapas: Recolección del material, procesamiento de los datos, cartografiado de los materiales y preparación de los mapas.

Las localidades

Como señala Guillermo Araya ( 1968:21), el territorio de cualquier atlas no puede ser encuestado íntegramente. Hay que elegir algunos puntos de toda el área que sean los más representativos posibles. Los criterios de selección para esta investigación serán la densidad poblacional de las localidades y el fácil acceso a estas regiones, por esa razón se tomarán las cabeceras o núcleos departamentales.
Nicaragua es un territorio con una extensión de 130,000 kilómetros cuadrados, el país más grande del istmo centroamericano, con una población aproximada de cinco millones de habitantes ( comprobar este dato), comprende 17 departamentos y 143 municipios; los puntos seleccionados corresponden a ciudades de relativa importancia. Se trabajará con un total de 17 puntos que se corresponden con los núcleos departamentales, en donde se aplicará el cuestionario.
En esta investigación, se incluirán también las regiones multilingües como el Atlántico Norte y Sur en donde predominan el miskito y el inglés criollo, respectivamente, pero solo se tomarán en cuenta los hispanohablantes monolingües, con el fin de evitar interferencias.
A continuación se presentan los 17 puntos a encuestar:

Departamentos de Nicaragua con su respectiva cabecera

Departamentos (Núcleos departamentales)
1. Boaco Boaco
2. Carazo Jinotepe
3. Chinandega Chinandega
4. Chontales Juigalpa
5. Estelí Estelí
6. Granada Granada
7. Jinotega Jinotega
8. León León
9. Madriz Somoto
10. Managua Managua
1. Masaya Masaya
12. Matagalpa Matagalpa
13. Nueva Segovia Ocotal
14. Región Autónoma del
Atlántico Norte Puerto Cabezas
15.Región Autónoma del
Atlántico Sur Bluefields
16. Río San Juan San Carlos
17. Rivas Rivas


Los informantes

Se seleccionarán un total de 68 informantes de todos los departamentos de Nicaragua, que cumplan con las exigencias: dos del sexo masculino y dos del femenino por cada punto. Respecto de los grupos generacionales, se delimitaron dos grupos de edades comprendidas arriba de los 60 años, (primera generación) y 30 y 45 años (segunda generación). La edad nunca inferior a 30 años. Además, como señala Montes Giraldo (1996:19), se tomarán en cuenta los siguientes requisitos:
- Ser nativos de la localidad, y en lo posible raizales ( padres y ojalá abuelos de la misma localidad).
- Haber permanecido en la misma localidad o al menos sin largas permanencias en otros lugares.
- No tener pérdidas de piezas dentales ni defectos físicos que impidan la pronunciación de los sonidos.
Montés Giraldo recomienda entrevistar a personas con la educación primaria como requisito mínimo, aunque este no es un criterio a tomar en cuenta, se evitará entrevistar a personas con un alto nivel académico para evitar la influencia de la lengua estándar y la ultracorrección que nos alteraría, obviamente, los resultados de la investigación.
Entre los datos que se recogerán de los informantes se encuentra: nombre, edad, sexo, origen, ocupación y escolaridad, sin embargo, las variables relevantes para esta etapa de investigación, solamente son lo criterios de procedencia, edad y sexo.

El cuestionario

La encuesta dialectal se orientará en un doble sentido: En primer lugar, recopilar las variantes fonéticas representativas de Nicaragua y en segundo lugar, establecer conexión con un cuestionario común para Centroamérica. Se aplicará el cuestionario Atlas lingüístico-etnográfico de Costa Rica (Quesada Pacheco:1992a), particularmente el área de fonética, al cual se le modificaron algunos términos con la finalidad de que fueran comprendidos en todo el país y estuvieran más adecuados al registro léxico del habla nicaragüense .
En el prólogo a este cuestionario, Quesada Pacheco (1992a: 9-10) menciona que consultó primeramente, los cuestionarios y atlas lingüísticos americanos ( ALEC, ALESUCH, T. Navarro Tomás, Alvar / Quillis (1984) y los peninsulares ALEA; ALEICan y ALEANAR), con la idea de ayudar a conformar, en la medida de lo posible, un panorama en conjunto de la realidad dialectal americana en particular, y del español en general. En el nivel fonético se guía por el método de la evocación aplicado por M. Resnick (1975).
En cuanto a los fenómenos fonéticos por estudiar, no se le realizarán modificaciones con la perspectiva de unificar resultados y de esta manera tener una panorámica de conjunto del español hablado en Centroamérica. El cuestionario contiene preguntas guiadas para recoger más rápido la información. Aunque este procedimiento puede tener sus detractores, ofrece ventajas porque tiene sistematicidad y hay secuencias fonológicas muy pocos frecuentes en la lengua, que difícilmente pueden aparecen en conversaciones espontáneas. También por la economía en tiempo y en esfuerzo en empresas tan arduas como es la elaboración de un atlas lingüístico.
El cuestionario único comprende 57 situaciones lingüísticas: 6 preguntas están relacionadas con el vocalismo y 51 corresponden al consonantismo.
Me apoyaré, para el almacenamiento de los datos recopilados, en una grabadora Sony con micrófono integrado y cassettes.

Las entrevistas

Primero se harán entrevistas pilotos en las zonas cercanas a Managua, Masaya y León para mejorar la técnica de la entrevista y detectar posibles rasgos no contemplados hasta la fecha y que podrían ser de interés. Si llegara a ser necesario me auxiliaré de gráficos con el fin de facilitar la aplicación del cuestionario y obtener respuestas iguales. Asimismo, se tomará en cuenta las consideraciones metodológicas (la elección de un solo informador, la interrogación en total aislamiento, buscar una hora adecuada para la toma de la información, entre otros). Considero que no está de más resaltar que en este caso, habrá una única encuestadora.

Mapas lingüísticos pluridimensionales

Este tipo de mapas incorporan más de una variable, además de la variable diatópica abarcará los planos generacionales y el sexo porque todos los dialectos son tanto espaciales como sociales, porque los hablantes se desenvuelven en un ambiente social y espacial al mismo tiempo.
Tomando en cuenta el trabajo realizado por Vargas (2000) y Castillo (2000), para representar cada departamento entrevistado se utilizará un cuadrado divido en cuadrículas. El cuadro superior de la izquierda representará al hombre mayor (HM) y el de la derecha a la mujer mayor (MM); el inferior derecho al hombre adulto (HA) y el de la izquierda la mujer adulta (MA).
HM MM
HA MA

Cada uno de estos cuadrantes estará rellenado de color según la respuesta del informante y tendrán las características señaladas anteriormente lo que permitirá diferenciar las realizaciones de los sonidos estudiados en las personas entrevistadas en cada punto de la red.


Bibliografía

Agüero Ch., Arturo. 1964. “ El español de Costa Rica y su atlas lingüístico”. En Presente y futuro de la lengua Española I. Actas de la Asamblea de Filología del I. Congreso de Instituciones Hispánicas; 135-152.
Alemán Ocampo, Carlos. 1998. “El español de Nicaragua en el siglo XVI”. En Revista Lengua. Academia Nicaragüense de la lengua. Managua. Octubre 1988. 2da. época. No.18. Págs. 67-121.
Alonso, Amado. 1930. Problemas de dialectología hispanoamericana. Buenos Aires.
Alonso, Amado. 1967. Estudios lingüísticos; temas hispanoamericanos. Madrid: Gredos.
Alvar, Manuel. 1973. Cuestionario para el estudio coordinado de la norma lingüística culta de las principales ciudades de Iberoamérica y de la Península Ibérica. I. Fonética y Fonología. Madrid. Publicaciones del Departamento de Geografía lingüística.
Alvar, Manuel. 1976. Lengua y sociedad. Barcelona: Editorial Planeta. S.A.
Alvar, Manuel 1982. La lengua como libertad y otros estudios. Madrid: Ediciones Cultura Hispánica del Instituto de Cultura Iberoamericana.
Alvar, Manuel 1983. Estructuralismo, geografía lingüística y dialectología actual.
Madrid: Gredos.
Alvar, Manuel 1986. Hombre, etnia, estado. Actitudes lingüísticas en Hispanoamérica. Madrid: Gredos.
Alvar, Manuel 1996. (Director) Manual de dialectología hispánica. El español de América. Barcelona: Editorial Ariel.
Alvar, Manuel y Carola Martínez. 1984. “Automatización de índices en los atlas lingüísticos”. En Homenaje a Luis Flórez. Estudios de historia cultural, dialectología, geografía lingüística, sociolingüística, fonética, gramática y lexicografía. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo. LXIX
Álvarez Martínez, Ma. Ángeles. 1990. “ Estudios fonéticos sobre el español de Canarias: la aspiración y la sonorización de oclusivas sordas”. En Español Actual. Madrid: Instituto de Cooperación Iberoamericana. No. 54. Págs. 91-99.
Araya, Guillermo.1968. Atlas lingüístico-etnográfico del sur de Chile (ALESUCH), preliminares y cuestionario. Valdivia: Universidad Austral de Chile.
Araya, Guillermo. 1972. Atlas lingüístico-etnográfico del sur de Chile. Valdivia: Universidad Austral de Chile.
Arellano, Jorge Eduardo. 1992. “Los pioneros en estudio del habla nicaragüense". En El español de Nicaragua. Managua: Impresiones y Troqueles. S. A. págs. 15-28.
Arellano, Jorge Eduardo 1995. (COMPILADOR)- El español nicaragüense en la segunda mitad del siglo XX. Managua: Banco Nacional.
Breton, Roland. 1979. Geografía de las lenguas. Barcelona. Industrias Gráficas García
Cabal Jiménez, Munia . 1997. “Sobre el español colonial de Centroamérica”. En Revista de VII Congreso costarricense de Filología, Lingüística y Literatura. “ Dr. Jack Wilson”. San José.
Caballero Rubio, Ma. Del Carmen y Corral Hernández, Julia Beatriz. 1991. “Informatización del atlas lingüístico y etnográfico de Hispanoamérica”. En Lingüística Española actual: Madrid. Instituto de cooperación iberoamericana. XIII/2. Págs.223-
Canfield, Lincoln. 1962. La pronunciación del español en América. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.
Canfield, Lincoln.1990. “El español de Honduras”. En El español hablado en Honduras. Compilador Atanasio Herranz. Tegucigalpa: Editorial Guaymuras, S.A. págs. 89- 90.
Caravedo, Rocío. 1992. El atlas lingüístico hispanoamericano en el Perú: observaciones preliminares. En Lingüística Española Actual: Madrid. Instituto de Cooperación Iberoamericana. XVI/2. Págs.287-
Castillo, María de los Ángeles. 2000. Aspectos morfosintácticos del español de Costa Rica: Análisis pluridimensional. Bergen: Universidad de Bergen. Tesis de Maestría inédita.
Chambers, J.K. y Peter Trudgill. 1994. La Dialectología. Madrid: Visor Libros. S. L.
Coseriu, Eugenio. 1981. “ La dialectología”, en La lengua como libertad y (otros estudios). Madrid: ICI, 1983: pág. 94 y sigs.
Coseriu, Eugenio. 1985. “La geografía lingüística”. En El hombre y su lenguaje. Estudios de teoría y metodología lingüística. Madrid: Gredos.
De Granda, Germán. 1994. Español de América, español de África y hablas criollas hispánicas: cambios, contactos, contextos. Madrid: Gredos.
Fontanella de Weinberg, Ma. B. 1992. El español de América. Madrid: Mapfre.
Frago Gracia, Juan Antonio. 1999. Historia del español de América. Madrid: Gredos.
Francis, W. N. 1987. Dialectology. An Introduction. London- New York: Longman
Menéndez, Fr.
García de Diego, V. 1978. Manual de dialectología española. Madrid: Centro Iberoamericano de Cooperación.
García Riverón, Raquel. 1991. El atlas lingüístico de Cuba. En Lingüística Española Actual: Madrid. Instituto de Cooperación Iberoamericana. XIII/2. Págs. 199-
García Riverón, Raquel 1991. “La entonación en el atlas lingüístico de Cuba”. En Español Actual. Madrid: Instituto de Cooperación Iberoamericana. No. 55. págs. 103-111.
Gimeno Francisco. 1990. Dialectología y Sociolingüística españolas. Alicante: Universidad de Alicante.
Harris, J. 1973. Fonología generativa del español. Barcelona.
Hockett, Charles. 1971. Curso de lingüística moderna. Buenos Aires: EUDEBA.
Kibrik, A. F. 1977. The Metodology of field investigations in linguistics. Netherlands: Mouton & Co.B.V.
Lacayo, Heberto.1977. “Pronunciación y entonación del español de Nicaragua. Boletín Nicaragüense de Bibliografía y Documentación. Managua. N.19. Septiembre- octubre. págs. 1-12.
Lapesa, Rafael. 1980. Historia de la lengua española. Madrid: Gredos.
Lara, Luis Fernando. 1976. El concepto de norma en Lingüística. México. Colegio de México.
Lavob, William. 1983. Modelos sociolingíisticos. Madrid: Cátedra.
Lehmann, Winfred..1962. Introducción a la lingüística histórica. Madrid: Gredos.
Lipski, John. 1984. “ /s/ in the Spanish of Nicaragua”. En ORBIS : Lovaina: Bélgica. Tome XXXIII,1-2. págs. 171-181.
Lipski, John. 1990. “Reducción de la /s/ en el español de Honduras”. En El español hablado en Honduras. Compilador Atanasio Herranz. Tegucigalpa: Editorial Guaymuras, S.A. págs. 91-112.
Lipski, John 1994. El español de América. España: Gráficas Rógar, S.A.
Lope Blanch, Juan M. 1977. Estudio sobre el español de México. México: Universidad Nacional Autónoma de México.
Lope Blanch, Juan M. 1977. Estudio sobre el español hablado en las principales ciudades de América. México: Universidad Nacional Autónoma de México.
Lope Blanch, Juan M. 1986. Estudio de lingüística española. México: Universidad Nacional Autónoma de México.
Lope Blanch, Juan M. 1989. Estudios de lingüística hispanoamericana. México: Universidad Nacional Autónoma de México.
Lope Blanch, Juan M. 1991. “El atlas lingüístico de México”. En Lingüística Española actual: Madrid. Instituto de cooperación iberoamericana. XIII/2. Págs. 153-
López Morales, Humberto. 1989. Sociolingüística. Madrid: Gredos.
López Morales, Humberto.2000. La aventura del español de América. Madrid:Ariel
Llisterri Boix, Joaquim. 1991. Introducción a la Fonética: El método experimental. Barcelona: Antropos.
Malmberg, Bertil. 1966. La América hispanohablante: unidad y diferenciación del castellano. Madrid: Ediciones Istmo.
Mántica, Carlos. 1989. El habla nicaragüense y otros ensayos. San José: Libro Libre.
Martínez Martín, Francisco Miguel. 1983. Fonética y sociolingüística en la ciudad de Burgos. Madrid: Consejo Superior de investigaciones científicas. Tesis doctoral
dirigida por Quilis.
Medina López, Javier. 1996. “Geografía lingüística y dialectología de Canarias: veinte años del ALEICan”. En Lingüística Española Actual: Madrid. Instituto de Cooperación Iberoamericana. XVIII/1 . Pág. 113.
Mendoza, Francis. 2000. Algunas características fonéticas del habla nicaragüense. Managua. UNAN- Managua. Tesis de Maestría, inédita.
Molina Martos, Isabel. La Fonética de Toledo. Contexto geográfico y social. Alcalá de Henares.
Montes Giraldo, José J. 1984. “Algunos casos de /s/ sonora en Colombia y sus implicaciones Dialectológicas”. En Homenaje a Luis Flórez. Estudios de historia cultural, dialectología, geografía lingüística, sociolingüística, fonética, gramática y lexicografía. Bogotá. Instituto Caro y Cuervo. LXIX
Montes Giraldo, José J 1984. “Implicaciones de grupos consonánticos y tendencias de la sílaba española en dos mapas del ALEC”. En Homenaje a Luis Flórez. Estudios de historia cultural, dialectología, geografía lingüística, sociolingüística, fonética, gramática y lexicografía. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo. LXIX
Montes Giraldo, José J 1984. “Para una teoría dialectal del español”. En Homenaje a Luis Flórez. Estudios de historia cultural, dialectología, geografía lingüística, sociolingüística, fonética, gramática y lexicografía. Bogota: Instituto Caro y Cuervo. LXIX.
Montes Giraldo, José J 1988. “La definición de ‘dialecto’ en Lingüística. En Revista Español Actual. Madrid: Instituto de Cooperación Iberoamericana. X/1. pág. 55-59.
Montes Giraldo, José J 1990. Dialectología y geografía lingüística. Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.
Montes Giraldo, José J 1995. Dialectología general e hispanoamericana. Orientación teórica y metodológica y bibliográfica. 3ra.ed. Santa Fé de Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.
Montes Giraldo, J. Joaquín. 2000. Otros estudios sobre el español de Colombia. Santa Fé de Bogotá: Instituto Caro y Cuervo.
Moreno Cabrera, Juan Carlos.2000. La dignidad e igualdad de las lenguas. Crítica de la discriminación lingüística. Madrid. Alianza Editorial.
Moreno de Alba, José. 1993. El español en América. México: Fondo de Cultura Económica. S, A.
Moreno Fernández, Francisco. 1991. “Planificación lingüística y dialectología”. En Lingüística Española Actual: Madrid. Instituto de Cooperación Iberoamericana. XIII/2.Págs. 269-299.
Navarro Carrasco, Ana Isabel. 1990. “Voces del atlas lingüístico y etnográfico de Andalucía no recogidas por el diccionario académico (1984, 20. a ed. ). En Español Actual. Madrid: Instituto de Cooperación Iberoamericana. No. 54. págs. 41-90.
Navarro, Tomás. 1945. Cuestionario lingüístico hispanoamericano. Buenos Aires: Instituto de Filología.
Penny, Ralf J. 1984. “ Esbozo de un atlas de Santander”. En Lingüística Española Actual. Madrid: Instituto de Cooperación Iberoamericana. No. VI/2. págs. 123-181.
Perissinotto, Giorgio. 1975. Fonología del español hablado en la ciudad de México: ensayo de un método sociolingüístico. México: Colegio de México.
Quesada Pacheco, Miguel Ángel. 1987. “Factores históricos en la formación de las zonas dialectales de Costa Rica en el siglo XVI”. En Káñina. Revista de Artes y Letras de la Universidad de Costa Rica. Vol. XI. Enero- junio. No.1. págs. 123- 128.
Quesada Pacheco, Miguel Ángel. 1990. El español colonial de Costa Rica. San José: Editorial de la Universidad de Costa Rica.
Quesada Pacheco, Miguel Ángel 1990. El español de Guanacaste. San José: Editorial de la Universidad de Costa Rica.
Quesada Pacheco, Miguel Ánge. 1992ª. Atlas lingüístico- etnográfico de Costa Rica. Cuestionario. San Pedro: Editorial Nueva Década.
Quesada Pacheco, Miguel Ángel. 1992b. “ Pequeño atlas lingüístico de Costa Rica”. Revista de Filología, Lingüística y Literatura de la Universidad de Costa Rica. XVIII, 2; 85-189.
Quesada Pacheco, Miguel Ángel. 1993. “El atlas lingüístico de Costa Rica: un proyecto piloto”. En Congreso Costarricense de Filología, lingüística y Literatura. San José: Oficina de publicaciones de la Universidad de Costa Rica. Págs. 341-
Quesada Pacheco, Miguel Ángel. 1996a. “Los fonemas del español de Costa Rica: aproximación dialectológica”. Lexis . Vol. XX, 1-2; 535-562.
Quesada Pacheco, Miguel Ángel. 1996b. “ El español de América Central”. En Manual de dialectología hispánica. Manuel Alvar (director). Barcelona: Ariel.
Quesada Pacheco, Miguel Ánge. 2000. El español de América. Cartago: Editorial Tecnológica de Costa Rica..
Quilis, Antonio.1991. “Situación actual del atlas lingüístico de Hispanoamérica”. En Lingüística Española actual. Madrid: Instituto de Cooperación Iberoamericana. XIII/2.
Quilis, Antonio 1999. Tratado de Fonología y Fonética españolas. Madrid: Gredos.
Rivarola, José Luis. 1990. “La formación del español de América”. En Revista Español
Actual. Madrid: Instituto de Cooperación Iberoamericana. No. 53. Págs. 15-26.
Rodríguez Rojas, Alejandra. 1992. Análisis fonético y fonológico, nivel segmental del español de Puntarenas. San José. Universidad de Costa Rica. Tesis de Maestría.
Salvador, Gregorio. 1987a. Lengua española y lenguas de España. Barcelona: Ariel.
Salvador, Gregorio 1987b. Estudios dialectológicos. Madrid: Paraninfo.
Sánchez, Víctor. 1983. Cuestionario lingüístico costarricense. San José. Editorial de la
Universidad de Costa Rica.
Schane, Sanford. 1979. Introducción a la Fonología Generativa. Barcelona. Editorial Labor, S.A.
Thomas, J,M. y otros. 1986. Iniciación a la fonética. Madrid: Gredos.
Valle-Castillo, Julio. 1992. “Tareas lingüísticas urgentes para Nicaragua. En El español de Nicaragua y palabras modismos de la lengua castellana, según se habla en [Nicaragua 1874] de C:H: Berent”. Managua: Impresiones y Troqueles. 39-46.
Vargas, Luis. 2000. Fonética del español de Costa Rica: Análisis geolingüístico pluridimensional. Bergen: Universidad de Bergen. Tesis de Maestría inédita.
Varquero de Ramírez, María. 1996. El español de América I (Pronunciación). Madrid. Arco Libros,S.L.
Wilson, Jack. 1980. “El español de Costa Rica. estudio fonologico-generativo”. En Revista de Filología y lingüística de la Universidad de Costa Rica. 3-46.

1 Comments:

Blogger David Alonso Pérez said...

Excelente trabajo, Felicidades a la Dra María Auxiliadora Rosales, "La Profe Chilo", por el aporte al estudio fonético del español, felicidades por el premio del que se hizo merecedora, un reconocimiento importante para el estudiante y el tutor...
Saludos Cordiales

3:53 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home